ARCHIVOS CONSULTADOS

A partir de los años 70 los historiadores y algunos etnólogos americanistas han incrementado su interés por los fondos documentales locales que parecen humildes en comparación a instituciones venerables como el Archivo General de Indias (AGI) de Sevilla, el General de la Nación (AGN) de Lima y el de Buenos Aires, el Archivo y la Biblioteca Nacionales de Bolivia (ANB) o aún, el British Museum de Londres.

 

En municipalidades, juzgados e iglesias de centros urbanos que quizás, hoy no cuentan más que algunas decenas de almas, hay valiosos depósitos documentales de los períodos colonial e independientes. Muchas veces, el tesoro apenas ocupa un metro lineal sobre un precario estante pero la información que encierra, debido a su carácter local, permite acceder a niveles de estudio que complementan o aún, sobrepasan la información recogida en los grandes archivos. Gracias a ellos, muchos temas o problemas han salido a la luz y tomado una existencia científica.

Los diferentes sectores económicos del Oruro colonial, aparte de la explotación minera, no han sido muy estudiados a pesar que la rebelión de 1781 había llamado la atención de los investigadores. Los grandes centros político-administrativos del imperio españñol (Sucre, Buenos Aires, Sevilla) han monopolizado miles de legajos sobre la minería, los padrones de indios y las rebeliones porque fueron, es indudable, temas que interesaron y que inquietaron a los dirigentes politicos de la época.

Aunque la descripción de la rebelión cita el asedio y asesinato de comerciantes españoles,  no existe un estudio monográfico sobre este grupo económico. Algunos autores publican las cifras de los indígenas que viven en la ciudad y sus alrededores, pero no nos explican cuáles son sus actividades economicas (salvo el trabajo en las minas). El investigador que intenta seguir la pistas de estos temas en los grandes archivos se siente rapidamente descorazonado : el silencio es casi total. La ciudad de Oruro y sus habitantes parecen tener una existencia fragmentaria, casi fantasmagórica.

La historia de Oruro estaría casi perdida, como fueron dados por perdidos sus libros de cabildos ? La situación real no es de ningún modo dramática sino, por el contrario, sumamente prometedora. Oruro, por la riqueza de su historia y de sus archivos puede ser el origen de decenas de monografias.

Estructura de los fondos documentales de Oruro

La primera gran división de los fondos documentales de Oruro es la vocación - histórica o administrativa - que guía a las autoridades que tienen a su cargo su gestión y conservación. Los archivos a carácter histórico son :

  • Archivo de la H. Corte Superior de Justicia

  • Archivo de la Biblioteca Municipal

  • Archivo del Juzgado de Poopo

Los archivos administrativos son el producto de las diferentes instituciones gubernamentales, jurídicas y religiosas de la ciudad. Sus fondos, que aumentan constantemente, obligaron a repetidas mudanzas porque pocos eran los edificios públicos construídos en las últimas decenias. del siglo XX. Por esta razón, los documentos antiguos eran rara vez consultados y  como no estaban catalogados ni aún, inventariados, corrieron el peligro de extraviarse :

  • Archivo Municipal

         Archivo de Obras Publicas

  • Catastro rural (Prefectura del Departamento)

  • Archivo de Derechos Reales (Corte Superior de Justicia de Oruro)

  • Cordeor (Corporacion de Desarrollo de Oruro)

  • Archivo del Arzobispado