Una vida, una novela

En el mercado hay novelas diferentes

 

« Los hijos se crían en el mercado, desde los cuatro años ayudan a la madre. ‘Dále eso a la señora’. ‘Alcanzáme el dinero’. ‘Traéme aquello’. Así van aprendiendo. Y si las otras señoras han dicho 8 años es porque entonces el niño tiene la curiosidad del dinero y empieza a vender ».

Vendedora de verduras, Mercado Bolívar.

 

M. Bolívar. Vendedoras de verduras. Edad a la que han comenzado a trabajar. En cifras absolutas, porcentajes individuales y acumulados

Edad

Personas

%

% acum.

6-10

25

32.46

32.46

11-15

28

36.36

68.82

16-20

17

22.08

90.90

21-25

  4

  5.20

96.10

26-30

--

-----

-----

31-35

  1

  1.30

97.00

36-40

  2

   2.60

100.00

Total

77

100.00

 

Fuente: encuesta personal

 

Tu mami se agregó al puesto de tu abuela? « Más que se agregó fue una imposición familiar, como es la mayor tenía que coadyugar a la economía de la casa. Es por ese motivo que mi abuela la sacó del colegio … en 3° o 4° de primaria para ayudar en la economía de la casa en la venta de calzado ». Hijo de une vendedora del M. López.

 

« En el mercado hay novelas diferentes. Hay los ricos que los padres les dicen ‘harás esto’ y les dan un montón para vender y están los otros que no tienen nada y se van por los puestos a preguntar ‘hay verdura para runachar ?’ y así se llevan al día una arrobita ».

Vendedora de verduras. M. Bolívar.

 

M. Bolívar. Vendedoras de verduras. Edad a la que han comenzado a trabajar

Edad

Personas

Edad

Personas

Edad

Personas

6

2

13

3

20

6

7

1

14

4

21

3

8

12

15

9

--

--

9

2

16

7

25

1

10

8

17

3

--

--

11

--

18

1

35

1

12

12

19

--

40

2

Fuente : encuesta personal

 

« Aquicito me lo hacía sentar montoncitos. Ella enfrente…Y yo tenía que vender y terminar. Y el día siguiente tenía que venir y igual tenía que vender…Venía a las 8 … 8 y media…Tenía que runachar la cebolla, tenía que lavar, taukar… » Vendedore de Verdura. M. Bolívar

 

« Todas esas mujeres que Vd ve sentadas en la Bolívar son antiguas empleadas que ahora quieren ser comerciantes. Yo les digo que son tontas, que no han calculado que quedándose en casa de sus patrones ganan más, porque no tienen que pagar alquiler ni comida ni aun el jaboncillo para lavarse ». Antiguo intendente

A menudo este primer paso se dió en el ámbito familiar. Son los adultos que la inician en el mundo exterior.  Las niñas acompañan a las madres para ayudarlas o se instalan en otro lugar del mismo mercado o más lejos aun y vendían un montón de mercadería dadas por algún pariente.  O fue integrada al lugar de venta de la tía o la madrina.

La niña no percibía una retribución o ella era dada a sus padres.

Cuando preguntamos a las adolescentes que trabajan en los puestos de parientes o de terceros, responden que el pago por su trabajo es « casa y comida », dados por los padres.

En el mercado el trabajo de las niñas es dedicado a la preparación de las verduras, tarea imprescindible que asegura una mejor venta. « Si (la lechuga) no es buena moza, las señoras no la compran ». Entonces las hijas sacan las cáscaras amarillas (runachar) y forman montones compactos (taukar) de cebollas sobre las mesas de los puestos. Limpian los tomates pasándoles un trapo. Traen agua para remojar los repollos y las lechugas y con un cuchillo, les quitan las puntas y hojas en pal estado. Luego forman montones con la verdura, lista para ser vendida.

Hacen casi el mismo horario que los adultos. Los días que llegan los camiones con las mercaderías frescas, están en el trabajo a las 4 de la mañana y allí se quedan hasta las 6 de la tarde.

La jornada más corta es de 10 horas.

El pequeño comercio no es la única puerta de entrada al mundo laboral:hay también el servicio doméstico para terceros. La niña recibe un lugar para dormir, un poco de comida y un poco de ropa. a recibe un lugar para dormir, un poco de comida y un poco de ropa. Ya adolescente recibe un corto salario que debe enviar a sus padres. Si logra ahorrar algunos pesos intenta la actividad independiente y se sienta a vender en las calles o en un pasillo de mercado.

 

 

   

Ajouter un commentaire
Code incorrect ! Essayez à nouveau