Espacios clandestinos

Los centros poblados coloniales no sólo atraen los comerciantes y productores sino que también ejercen la acción contraria con el sistema de cobro de sisas y alcabalas, tasas que se pagan por la internación y venta de harinas y productos agrícolas o manufacturados.

Los indígenas escapan a las aduanas establecidas en los pueblos y ciudades con un sistema ingenioso: tomemos el ejemplo de Paria, zona de intensa actividad comercial, a principios del siglo XIX. Los transportadores de productos o los comerciantes mismo declaran a los oficiales reales que parten con la misma mercadería que han llegado porque no la han vendido e indican como destino siguiente una ciudad o pueblo. Pero ya se han concertado con un comprador sobre un punto de encuentro en zona alejada de Paria.  En ese lugar se realizan las transacciones al abrigo de la acción del alcabalero.

Las evidencias documentales de esta práctica, son poco numerosas, sin embargo este fenómeno obliga a plantear una serie de interrogantes sobre los puntos elegidos par la realización de estos marches sauvages:

¿Estarían situados en zonas donde hubiera refugio para las bestias de carga y tal vez agua y que permitieran vigilar los accesos sin ser vistos?

¿Se habría utilizado  puntos de la geografía sagrada, como los coscos, a los que se cargarían de nuevos valores?

¿La función mercantil habrá creado variaciones en el espacio? ¿Habitaciones, pozos de agua, trazos?

¿ Esas variaciones habrán quedado inscriptas en el paisaje o en la reunión de mercados o ferias que se realizan en zonas habitualmente desiertas, sin espacio urbano adosado? (Cf. Zarka 1980).

Un ejemplo de esta práctica en los años 1980 es la feria semanal que se realiza del lado occidental de la frontera chileno-boliviana cercana a Sajama donde los camiones y buses que llegan de ambos países crean una plaza de venta que se convierte en campo desierto horas más tarde cuando parten comerciantes y compradores. (Cf. Parágrafo sobre el contrabando en el período contemporáneo)

 

Ajouter un commentaire
Code incorrect ! Essayez à nouveau