Quién soy?

Nací en Buenos Aires en 1947.

En la escuela primaria teníamos nuestros héroes míticos: los diaguitas y los calchaquíes (del noroeste argentino). Y un castillo: el pucará de Tilcara. Yo tenía mi propio sitio secreto y mágico, su nombre era ya mágico: la Puna de Atacama. Mi primera melodía « romántica » fue un yaraví.

Esas fueron algunas de mis primeras fuentes míticas. Las otras fueron las argentinas y las otras, las judías.

 

A partir de mi experiencia de vida creo que los seres humanos reflejamos tantas luces (fuentes de luz) como un diamante muy complejo.

 

Estudié en  Buenos Aires hasta la universidad, siempre en el sistema público de enseñanza.  Ya bachiller comenzé a trabajar en un taller metalúrgico. Más tarde trabajé con mi padre en el comercio familiar. Pagué así mi sustento durante mis estudios.

Me recibí de Profesora en Historia en la Facultad de Filosofía y Letras, en 1975. Entonces ya era ayudante de investigación en historia política argentina.

A principios de los años 70 mi amiga y camarada de estudios, Cristina hoy profesora del Colegio Nacional Buenos Aires, me presentó al historiador Oscar Cornblit, quien me hizo confianza y me propuso trabajar con él, como su asistente. Comencé así a poner en obra las técnicas de investigación aprendidas en la facultad. Más pedagogico aún, para mi futura vida de historiadora,  fueron las directivas de mi « patrón » y sus exigencias en la búsqueda y selección del material histórico-documental.

 

La investigación y la escritura en historia no son « soplar y hacer botellas ». Los resultados de toda investigación científica no caen del cielo. Pero nos sentimos en el cielo cuando encontramos una respuesta a una pregunta, a una cuestión, a un problema.

En 1977, Oscar Cornblit, autor de  un estudio innovador, años antes, sobre la rebelión de Oruro de 1781, me propone de asistirlo en una nueva investigación.  Viajo a Bolivia por la primera vez en mi vida y ese viaje cambiará mi destino. Me enamoré del país, como más tarde me enamoraría de Francia. Habíamos calculado que pasaría una semana, tardé más de un mes en volver. Investigué en los archivos de Sucre, Potosí, La Paz, Oruro y Cochabamba.

Y continué viajando a Bolivia, ya no sólo por el trabajo de Oscar Cornblit pero por el mío propio.

Pasé dias y semanas enteras en el Archivo Nacional de Boliva, cuando don Gunnar nos terrorizaba con su « A ver ?! ».

Una mañana en Buenos Aires, llego al Instituto Torcuato Di Tella (donde trabajaba). Las bibliotecarias me anuncian : « Nathan Wachtel te llamó por teléfono desde Lima ! » « No encontraron nada más para burlarse de mí ? », respondí.

Días más tarde tengo que aceptar que sí, a mí me llamó el autor de la « La visión de los vencidos » ! Alguien le había hablado de la argentina que se sentaba en los archivos de Sucre y de Oruro.  Así comenzó mi colaboración con el Profesor Wachtel. Todavía hoy nuestras oficinas, en el Collège de France, en París están frente a frente.

Por esos tiempos, también conocí, en el Archivo Nacional de la Nación (argentina)  al profesor Herbert Klein quien me presentó al concurso de becas de la universidad de Columbia. En 1979 me voy a estudiar a Nueva York, donde obtuve el grado de master.

Durante semanas caminé boquiabierta en esa inmensa e inquieta ciudad. Pero el gran, grandísimo primer asombro fue la biblioteca de la universidad.  Los metros y metros de estantes de libros sobre Bolivia, allí al alcance de la mano !

En Columbia la exigencia fue todavía más dura. Gracias doy a profesores como Klein y Sánchez Albornoz que me obligaron a « bajar el copete » y a recomenzar mil veces el mismo texto.

Décadas más tarde hice gritar generaciones de estudiantes parisinos solamente exigiendo de ellos la misma « dieta de engorde intelectual » que me había impuesto la universidad americana.

La memoria de master la escribí sobre los contratos comerciales formales e informales en el Alto Perú.

 

A1  año siguiente hice un diploma en etnología en la Escuela de Alto Estudios en Ciencias Sociales de París (E.H.E.S.S.). La memoria fue redactada a partir de mi trabajo de campo sobre los mercados de La Ferté-Bernard en Francia.

Entonces, eran los años 80, en el seminario del profesor Wachtel, rue Saint-Guillaume, en el Instituto de America Latina, nos reuníamos decenas y decenas de estudiantes y decenas de investigadores latinoamericanos y franceses. Numerosos éramos los que escribíamos sobre Bolivia y el Alto Perú, Perú y el virreinato del Perú.

En 1987 defendí mi tesis de doctorado en la  misma  Escuela con un texto en francés, sobre « Las plazas de venta de Oruro. Estrategias comerciales y relaciones de poder (siglos XVIII a XX) ».

 

Yéndome de Buenos Aires, para Nueva York,  busqué la persona que me reemplazaría en mis trabajos de asistente de investigación. Me dije que debía encontrar alguien que nos pareciera. « Y como somos nosotros ? ». « Somos seres que soportamos la frustración… La frustración de buscar por mucho tiempo sin encontrar la respuesta a nuestras preguntas ».

 

Desde 1986 soy maître de confèrences en el Collège de France. Además de Bolivia, hago investigaciones sobre las marranas (criptojudías) de México en los años 1600.

Resido en un pueblo al este de Francia. El pueblo (4 500 habitantes a 650 metros de altura) se extiende en los flancos de la montaña más alta del Jura. Allí donde vemos al alba que  asciende de detrás de los Alpes.

Pampa bonaerense. Altiplano orureño. Montanas jurásicas y alpinas. La vida me  ha hecho muchos regalos.

 

arriba

Commentaires (4)

1. Antonio 03/11/2012

Que maravilla ...observar las cosas lindas q se escriben sobre la ciudad q me vio nacer ..ORURO seria muy interesante investigar sobre la enorme colonia judia holandesa polaca hungara q existia alla en mi tierra natal tengo entendido como referencia q exixte el cementerio judio pero ya clausurado al igual q el de los croatas ..una hermosura total GRANDE ORURO..gracias Lilian por tu aporte y q Dios te bendiga

2. Antonio 03/11/2012

Que maravilla ...observar las cosas lindas q se escriben sobre la ciudad q me vio nacer ..ORURO seria muy interesante investigar sobre la enorme colonia judia holandesa polaca hungara q existia alla en mi tierra natal tengo entendido como referencia q exixte el cementerio judio pero ya clausurado al igual q el de los croatas ..una hermosura total GRANDE ORURO..gracias Lilian por tu aporte y q Dios te bendiga

3. Santi Baliñas 21/07/2011

Estupendos los artículos que leo en tu blog. Me parece sensacional que hayas puesto al alcance de cualquiera tanta sabiduría. Muchas gracias.

Gracias por escribirme y por decirme que aprecias mi trabajo. Es el mejor salario de la historiadora. Espero que sigamos cruzandonos en este mercado virtual. Liliana

4. Katia Lucuy 09/07/2010

Hola!... soy una estudiante de arquitectura de Oruro, estamos haciendo un proyecto para un mall en Oruro y por la peculiaridad del comercio aquí y por el perfil mismo del orureño es un trabajo casi imposible. Para defender mi contexto y justificar muchos espacios es necesario estudiar un montón de cosas entre ellas obviamente la historia del comercio, pero nunca me imaginé que semejante documento podría haber sido publicado por algún loco en internet... jajaja y por favor no me malinterprretes... primero me sorprendí por los artículos, y me dio curiosidad quien podía ser el genio (o a veces loco) tras todo esto y al leer el resumen que haces de ti misma no sabes cuanto me ayudaste y cuanto me emocioné... estaba cansada de buscar un poco y no encontrar mucho, de tratar y que no sea suficiente, de ser buena, pero no la mejor porque siempre esta primero divertirse total tengo 20.... Gracias fuiste una inspiración

Ajouter un commentaire
Code incorrect ! Essayez à nouveau