LA ALIANZA DE LOS FRUSTRADOS Y DE LOS DESHEREDADOS ANUNCIA EL REGRESO DE LOS FASCISMOS

 

 

Autor: Charles Rojzman, Fuente: Publication: 26/09/2014 22h02 CEST Mis à jour: 26/09/2014 22h03 CEST

 

Los totalitarismos y los fascismos del siglo XX fueron vencidos pero el espíritu totalitario y fascista este presente y aun conquista hoy nuevos adeptos.

 

Es el mundo árabe musulmán que se manifiestan del modo más visible estas nuevas formas de fascismo. Es en ese mundo que se encuentran todos los ingredientes que pueden caracterizar esta concepción del mundo que fue la de todos los movimientos fascistas:

 

-       a partir de la derrota y la humillación, la necesidad de revancha y aun de dominación mundial

-       la obsesión del complot conducido por « los otros », sionistas e imperialistas americanos, hoy como ayer

-       el sexismo, el machismo y el mido a la critica y a la puesta en causa de una verdad considerada como absoluta

-       la glorificación de la guerra y el aceptar el sacrificio último de los mártires de la causa.

 

Las causas que originan estas degradaciones de la vida democrática son casi todas idénticas:

 

En el mundo árabe musulmán como en Europa en los años 30, la irrupción de la modernidad en una sociedad todavía patriarcal y autoritaria; la humillación vivida o imaginada de una comunidad antes poderosa; la ausencia de dirigentes responsables, honestos y valerosos; la crisis social engendrada por la corrupción y la ausencia de estabilidad colectiva y, por fin, la fabricación de chivos expiatorios que representan el mal que se debe expurgar para llegar a la realización de la sociedad perfecta, garante para siempre de la paz y de la armonía social.

 

Hoy, en el mundo árabe musulmán pero también en un grado menor en Occidente, la tentación totalitaria existe y se refuerza. Tiene por partisanos y actores dos grupos de individuos: los desheredados y los frustrados.

 

Cómo seduce este totalitarismo a los frustrados y a los desheredados?

 

Permite explicar las dificultades de la vie sin dar la responsabilidad a los individuos mismos. Promete una revancha a aquellos que viven en el fracaso. Juega con el sentimiento de culpabilidad (que es diferente al de la responsabilidad) porque es diferente que reconocer que uno se comporta mal no siguiendo los preceptos exteriores a sí mismo mas bien que examinar con su razón crítica el conjunto complejo de causas que provocaron la situación de fracaso.

 

El totalitarismo promete la salvación, si se sigue los mandamientos que preconiza. Excluye la parte de azar en la vida individual y colectiva. En un sentido, aporta una especie de sentimiento de seguridad interior haciendo creer que existe una solución perfecta, un comportamiento perfecto para asegurar la felicidad en esta vida y aun en el más allá. Alimenta el apetito de poder y la sed de combatir. Da un sentido y une contra el enemigo común que es demonizado, que deviene el mal encarnado. En la isla de Creta, los lugareños queman en Pascuas un inmenso muñeco representando Judas, el traidor, el maldito. Ese fuego libera el alma inquieta y perdida por los cambios del mundo y da la seguridad que el futuro puede ser benéfico y hasta radioso.

 

Esta alianza de los frustrados y de los desheredados es realmente explosiva. La historia siempre reunió estos dos grupos de personas en un envión que se quiso revolucionario. Los desheredados tienen realmente necesidad de luchar por la justicia y la igualdad. En esos movimientos ellos aportan un poco de razón y razones para combatir. Los frustrados que no son verdaderos desheredados, escritores, periodistas, enseñantes, técnicos, haciendo comunión en una envidia común y enfermiza buscan reparar lo que consideran como una injusticia de la vida. Dirigirán el combate de los desheredados y transformaran ese combate en una lucha por nuevas dominaciones. Querrán aplastar los impostores que  han tomado el lugar que les corresponde en razón del mérito que se atribuyen.

 

Esta alianza de frustrados y desheredados prepara los conflictos futuros que enfrentarán, no solamente las culturas y las civilizaciones sino también en el interior mismo de las sociedades, tanto en Occidente como en Oriente, concepciones del mundo opuestas e irreconciliables.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ajouter un commentaire
Code incorrect ! Essayez à nouveau