Derechos femeninos y la segregación ortodoxa: dos posiciones

En Israel, los derechos de las mujeres dividen a la sociedad

(Resumen de la prensa internacional de la newsletter de Le Monde)

 

La ciudad de Beit Shemesh se convirtió en algunos días, en el símbolo de las crecientes tensiones religiosas  en Israel. Dos concepciones se enfrentan: la de la comunidad judía radical de los Haredim y la de los mas moderados que ellos  (Washington Post, New york Times). Un reportaje que evoca el terror ejercido por los radicales sobre una nena porque no estaba vestida según sus preceptos hizo explotar la situación. (BBC) : 10 000 personas manifestaron el martes para protestar contra el extremismo religioso. (Le Temps). Porque los defensores de una interpretación muy estricta de la Tora, exigen sobre todo la segregación de hombres y mujeres son cada día mas influyentes Haaretz), al punto que el gobierno , hasta ahora tolerante (CS Monitor),  juzgo útil de incitarlos a la moderación (The Guardian). Se multiplicaron los signos de la intromisión del fanatismo religioso en la esfera pública: hace algunas semanas, los ultra ortodoxos reclamaron que sean retirados los afiches publicitarios representando mujeres. Este mes, una “Rosa Parks” israelí hizo sensación osando sentarse en la parte delantera del ómnibus, espacio habitualmente reservado a los: hombres. Más allá del aspecto confesional, los partidarios de la libertad religiosa posicionan en el centro del problema la definición misma de Israel en tanto que estado liberal: los derechos de las mujeres no pueden ser pisoteados en una democracia, (The Jerusalem Post).
Le Monde, newsletter, 02/01/12

 

 

 

Por un judaísmo sin segregación de las mujeres, por Delphine Horvilleur, rabina del Movimiento judío liberal de Francia (MJLF)

02/01/12

 

 

 

   

 

 

 

 

 

 

 

Mujeres a quienes se les pide de ir a sentarse al fondo del ómnibus para no molestar a los hombres en su viaje. Mujeres a quienes se exige callar con el pretexto que sus voces constituirían, según los textos religiosos “una desnudez”. Acera separados según en los sexos, en algunos barrios. Rostros de mujeres arrancados de las publicidades. Peatones mujeres insultadas y humilladas porque su cabellera no esta suficientemente cubierta o las mangas no son suficientemente largas.

 

 Estas escenas ocurrieron en varias ciudades israelíes, Ashdod, Jerusalén, NET Cemex, donde grupúsculos ultra ortodoxos intentan borrar u ocultar la presencia femenina en la esfera publica. El fenómeno no es nuevo. Lo que es novedoso es la intensidad de esta “ofensiva” antimujeres que empuja a toda la sociedad israelí a interrogarse sobre la defensa de sus principios democráticos y la igualdad entre los sexos.

 

El presidente Shimon Peres y el primer ministro Benyamin Netanyahu, denunciaron con firmeza esas exclusiones de las mujeres, contrarias a los valores de una democracia israelí que hizo siempre de esta igualdad su bandera, tanto en la vida política que militar.

 

Pero hoy es esencial que voces se alcen no en nombre de Israel y de sus  elecciones políticas pero en nombre del judaísmo y de sus ideales proféticos. Algunos, en Israel, lo hacen ya. Entre ellos, las asociaciones y los rabinos, hombres y mujeres que se movilizan por miles y obran a favor del pluralismo religioso, de la modernidad judía y de una búsqueda de la justicia proclamada precisamente por la tradición del judaísmo.

 

Los que exigen la segregación de los géneros lo hacen apoyándose también en los textos de la tradición y en particular de una noción, la de tznivut, la exigencia de una actitud modesta y púdica en toda circunstancia. Este pudor exigiría, según ellos, a cubrir el cuerpo, la voz y la cabellera de las mujeres… templos de una tentación amenazante para el hombre.

 

Su interpretación consiste a tener una percepción de  todo el cuerpo de la mujer y hasta su voz como un objeto de deseo, casi una zona genital, que se debe velar para asegurar la paz social.

 

La paradoja de esta lectura tan literal de las fuentes tradicionales es que erotizando toda presencia femenina en la esfera publica, se hace de los textos una lectura muy impúdica. Toda lectura literal tiene algo de obsceno, porque desnuda el texto de sus posibilidades de decir otra cosa.

 

La lectura que hacen, como toda lectura, no es más que una interpretación. No compromete en judaísmo en su conjunto. Desde hace varias décadas, el judaísmo se alimenta de las lecturas de hombres y de mujeres que, inclinados juntos sobre el texto, lo fertilizan con su dialogo.

 

El mundo judío es un mundo de lecturas y de comentarios plurales, que desconfiaron siempre de una lectura de los textos “en su desnudez” y ha preferido vestirlos del velo modesto  de la interpretación. Hoy, se trata de ser fiel a esta tradición. 

Articulo publicado en la edición de Le Monde del 30 de diciembre 2011.

 

 

 

 

 

 



 

 

 

 

 

Israel: el rabino del ejército condena las discriminaciones contra las mujeres

 El gran rabino del ejército israelí condeno el jueves los judíos ultra ortodoxos radicales que discriminan las mujeres con pretextos religiosos. Y se comprometió a que este tipo de comportamiento no sea tolerado en el ejército, informaron los medios israelíes el viernes último

El general de brigada Rafi Peretz envió a los oficiales una nota que califica de « inmorales » una serie de recientes actos discriminatorios, informaron las radios y los sitios internet periodísticos. El mismo cito como ejemplo los insultos contra una soldado que no había aceptado de sentarse en la parte trasera de un ómnibus, como lo exigía un ultra ortodoxo o las tentativas de separar en la calle a los hombres y mujeres.

« Estos últimos tiempos hay un fenómeno grave de discriminación contra las mujeres, tanto al interior que al exterior del ejército », dijo Peretz, según una radio israelí. “Trabajo para estar seguro que las ideas radicales y falsas que inspiraron los acontecimientos de Best Shemesh no entraran en el ejército » escribió en el sitio internet Y-net

Beti Shemesh, en la periferia de Jerusalén esta habitada principalmente por judíos religiosos, entre los cuales hay una comunidad ultra ortodoxa en plena expansión. Esta ciudad fue el teatro en los últimos días, de conflictos implicando los integristas judíos que reclaman la separación estricta entre hombres y mujeres; En la noche del jueves, “varias centenas” de esos integristas quemaron tachos de basura y lanzaron piedras contra los policías encargados de dispersarlos, indico un portavoz de la policía, Micky Rosenfeld. Preciso que tres manifestantes habían sido detenidos y que la situación tornaba a la normalidad mientras la policía se instalaba en  la ciudad

.En el seno del ejército, sucedió que durante las celebraciones soldados practicantes se retiren del lugar cuando las soldados cantaban o que las espectadoras sean dirigidas a un lugar reservado a las mujeres.

El jueves, un judío ortodoxo de 44 añóos, habría  tratado de « puta » una joven soldado en un ómnibus, porque ella no había aceptado de sentarse en los asientos de atrás – donde las mujeres se amontonan en las líneas frecuentadas por los religiosos – fue inculpado por acoso por un tribunal de Jerusalén. Según la radio publica israelí, el consejero jurídico del gobierno Yehuda Weinstein constituyo el jueves mismo un equipo que debe presentar recomendaciones para detener el fenómeno.

 JERUSALEM, 30 diciembre 2011 (AFP)

Ajouter un commentaire
Code incorrect ! Essayez à nouveau

Date de dernière mise à jour : 24/10/2014